Index Yo, Domina Zara Mazmorra en alquiler Agenda
Tour Escuela BDSM   Anuncios BDSM Links
Pain

 

ALAS DE DOLOR

por Luv 3000 (de California)

"Es el momento", susurró en su oído. Ella luchó con fuerza para que las lágrimas no corriesen por sus mejillas. Amaba a su amo, y no quería decirle adiós, pero había llegado la hora. Había que moverse. Se puso de pie, desnuda, si no fuese por el collar y las muñequeras, Entre los dos pilares. El amo le levantó los brazos y aseguró las correas de los brazos a las columnas con fuertes cuerdas, aunque dejando la soga suficiente como para que ella pudiese agarrarla si quería. Le gustaba tener algo a lo que sujetarse cuando el dolor se hacía intolerable.

Colocó una banqueta delante de ella, para que pudiese apoyar las rodillas cuando las fuerzas le empezasen a flaquear. Habían hablado mucho de este momento. Había estado con su amo durante mucho tiempo, y él le había enseñado todo lo que sabía. Pero era ya hora de pasar a otras cosas, e iba a ser liberada.

Le había implorado a su amo que le diese permiso para recibir una señal en el cuerpo, de cualquier tipo, que simbolizara su posesión. Que siempre le había pertenecido a él en su corazón. Su Amo le comentó que ya había decidido en qué consistiría y que hoy, la última vez en la que estarían juntos, lo recibiría de sus propias manos. El Amo había dispuesto varias mesas pequeñas alrededor de donde ella Estaba atada, y las llenó con velas de todos los tipos.

Cuando la esclava estuvo bien sujeta, comenzó a encender las velas. Salió un momento de la habitación, y volvió con un brazado de alambre y herramientas. Ella le miraba sin entender nada. Cortó un trozo de alambre, lo moldeó Para darle la forma de un pequeño óvalo y lo trenzó con la ayuda de unos alicates. Tomó una vela y comenzó a calentar el alambre. La esclava supo en ese momento lo que él tenía en mente. La iba a marcar al fuego.

Respiró profundamente y apretó los dientes. Su amo la besó con suavidad y acarició su cabello. Se colocó detrás de ella, y oyó como arrastraba una mesa llena de velas Mas cerca de donde estaban. Frotó sus hombros, y se los besó. Entonces puso una mano firme sobre su clavícula, agarrándola, y al punto notó el breve y ardiente contacto del metal sobre su piel. Se mordió los labios e intentó no moverse ni proferir un solo gemido.

La zona quemada le ardía y le picaba, y pudo notar el olor acre de la piel chamuscada. El Amo le preguntó si estaba bien. Ella asintió con la cabeza, y él empezó a calentar el alambre de nuevo. Intentó estarse quieta, pero tras varios embates del alambre, no pudo reprimir las lágrimas. Intentaba retener todos y cada uno de los roces del hierro al rojo, imaginando qué era lo que el Amo estaba creando en su piel dolorida. Una y otra vez, lo único que pudo notar fue un calor terrible en su hombro y espalda abajo, y perdió la noción de lo que él estaba haciendo.

Vagó en un limbo de sufrimiento hasta que todo cesó de pronto. Notó como un paño húmedo aliviaba de manera parca su dermis maltratada. Levantó la cabeza y vio a su Amo delante de ella. Ni se había dado cuenta de ello hasta que se arrodilló en el escabel, con los brazos aún colgando de las cuerdas. El estirón de las maromas le hacía desfallecer. El le secó la cara y la besó. Soltó sus muñecas y, por primera vez en años, le quitó el collar.

La cogió con delicadeza por la cintura y la ayudó a incorporarse. Se sentía muy débil. Paso a paso, la acompañó hasta dos grandes espejos que había dispuesto para que pudiera ver su espalda. Ella sonrió levemente y se estremeció. A los lados de la espalda pudo ver grabadas dos alas rojas como las llamas del infierno. Pudo apreciar las limpias líneas que surcaban sus omoplatos, y el cuidadoso detalle con el que se habían dibujado las plumas. Era difícil de concebir, pero con el tiempo, aquellas marcas rojas acabarían convirtiéndose en las finas líneas rosadas de unas alas de ángel.

"Te he dado alas, mi amor".

     
 
     
 

MAZMORRA EN ALQUILER BARCELONA

TODOS LOS DÍAS A HORAS CONCERTADAS

PRECIOS ESPECIALES PARA PROFESIONALES QUE NO DISPONGAN DE ESPACIO PROPIO

MI TELÉFONO MÓVIL: 631 700 446

 
 
         
 
 

mailto:escueladebdsmdedominazara@gmail.com

 
 

VOLVER