Index Yo, Domina Zara Mazmorra en alquiler Agenda
Tour Escuela BDSM   Anuncios BDSM Links
Pain

 

LA ALFOMBRA

   

Como me había portado mal, y después de tanto tiempo sin acudir a verla, mi Ama decidió castigarme. El escarmiento que urdió sería ejemplar, así que decidió que durante toda
una tarde serviría como alfombra en su establo.
Todas las personas que pasaran por el establo de mi Ama, Dómina Zara debían pisarme, y limpiar sus zapatos y sus pies desnudos encima de mi piel.

Por suerte, aquel día mi Dueña sólo recibió dos visitas: una chica joven, que con mucha timidez se sacó sus zapatillas deportivas y deslizó sus plantas encima de mi barriga, y una mujer ya madura, que mientras me miraba con malicia, hundió sus finos tacones de aguja entre mi sexo y mi pecho. Dejó caer un enorme salivazo en mi rostro y, golpeando mi pene con su bolso, siguió hacia adelante para saludar a mi Ama, Dómina Zara.

 

LA APRENDIZA

No tengo ninguna duda de que mi Ama, Dómina Zara es la número uno en toda Barcelona. Su estilo, su clase y su figura son inimitables. Nadie la puede copiar, pero sí muchas querrían aprender de ella, e intentar llegar algún día a parecerse a mi Dueña. Aquel día, en el establo apareció una chica muy joven. Aparentaba unos 18 ó 19 años, figura esbelta, largas piernas y pechos firmes, y una mirada entre dura y viciosa. Yo estaba, como siempre, desnudo y arrodillado a los pies de mi Ama. Ella parecía muy dispuesta.
 

-Voy a darle la primera lección a esta muchachita, que vestida con ropa ajustadísima quiere ser una futura Ama.
-Lo primero que debes aprender es a distanciarte, a despreciar a los esclavos, a considerarlos como un objeto, y sobre todo, a disfrutar con su dolor.

Tras esa introducción, mi Ama me ató a la cruz y, dirigiéndose a la joven, le dijo:
-Vamos, es todo tuyo: muéstrame que te gusta hacer sufrir.
 

La muchacha se acercó a mí y, mirándome a los ojos, comenzó a pellizcarme las tetillas. Me retorció el pene. Con una fusta, me golpeó con saña por todo el cuerpo. Al fin, y ya un tanto cansada, acercó su rostro al mío y, sujetando mí cara con su mano derecha, escupió con vehemencia en mi boca.

Ama, Dómina Zara aplaudió.
 -¡Bravo! Has aprobado la primera lección. Ayúdame a desatar a este esclavo, que usaremos ahora como alfombra.

 

EL CENICERO

Como cada día, acudí a su llamada. Siguiendo sus órdenes me postré ante mí Ama, Dómina Zara. Le besé las manos y los pies, y con la mayor humildad del mundo esperé sus deseos. Me ordenó desnudarme, lenta y suavemente. Me miró con desprecio y me ordenó:
-Esclavo, tu Ama quiere fumar.

Deslizándome y contorneándome ante ella, como me ordenó desde la primera vez que me puse a sus órdenes, cogí un cigarrillo y el mechero y, sumiso, lo puse a su alcance. Mi Ama cogió el cigarrillo y, con sólo una mirada, me indicó que podía darle fuego.  El Ama se lo llevó a sus maravillosos labios y yo, todo tembloroso, se lo encendí.

Echándome el humo en el rostro, me ordenó acercarme y, de rodillas ante ella, extender la palma de mi mano. Ese iba a ser su cenicero. Sin apenas mirarme, dejaba caer la ceniza en
la palma de mi mano. De su boca salían volutas de humo en forma circular. Con los tacones torturaba mis testículos. Apagó el cigarrillo en mi mano. Era su cenicero, en forma de figura humana.

 

     
 
     
 

MAZMORRA EN ALQUILER BARCELONA

TODOS LOS DÍAS A HORAS CONCERTADAS

PRECIOS ESPECIALES PARA PROFESIONALES QUE NO DISPONGAN DE ESPACIO PROPIO

MI TELÉFONO MÓVIL: 631 700 446

 
 
         
 
 

mailto:escueladebdsmdedominazara@gmail.com